En el evangelio de Mateo, podemos apreciar que Jesús tuvo hermanos y hermanas. Sabemos poca cosa sobre la mayoría de los hermanos de Jesús, aparte de Jacobo y Judas, pero Mateo 13:55-56 señala que tuvo otros hermanos y hermanas:”¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? ¿No están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas?”.

No hay evidencias de que ninguno de sus hermanos o hermanas creyeran en Él como Mesías durante los primeros años de su vida o durante su ministerio terrenal. De hecho, Juan 7:2-6 demuestra que los hermanos de Jesús le provocaban, y el pasaje dice que no creían en él (v.5). Marcos 6:4 nos dice que el rechazo de Jesús empezó en su propia familia. Dado que es evidente que esto no incluía a José y a María, el comentario debe hacer referencia a sus hermanos. Una indicación ulterior de esta incredulidad fraterna se manifiesta en la cruz, cuando Jesús, el hijo mayor, encarga al apóstol Juan  que cuide de su madre, en vez de pedírselo a sus hermanos menores (Jn. 19:25-27).

Afortunadamente, la historia no acaba aquí, porque sabemos que después de la resurrección, Jacobo recibió una visita personal del Señor Jesús (1 Co.15:7), y más tarde se convirtió en el líder de la iglesia en Jerusalén (Hch.15). Sus hermanos y su madre estuvieron presentes en el aposento alto en el día de Pentecostes (Hch. 1:13-14), y Judas (hablamos de su hermano, no del traidor), escribió un libro del nuevo testamento.

Algunos católicos romanos (y unos pocos protestantes) sostienen que Jesús no tuvo hermanos ni hermanas, y que le término usado para hermanos quiere decir primos. Sin embargo en cada uno de los casos

 

Anuncios